Enfoque Rogeriano o Terapia Centrada en la Persona

Síguenos en Facebook: LA ALQUIMIA DEL SER


Barceló, B. (2003). Crecer en grupo. Una aproximación desde el enfoque centrado en la persona.

UN ENFOQUE PARA CRECER.

Los ambientes socioeducativos (enseñanza, RRHH, animación sociocultural, etc.) se caracterizan por una intervención de tipo grupal.

En un grupo se busca la eficacia creativa generadora de acción a través de la motivación que los miembros encuentran en la autosatisfacción de encontrarse en un proceso de crecimiento. El enfoque centrado en la persona que proponía Rogers puede aplicarse a estos ambientes, ya que tiene una orientación psicopedagógica efectiva para facilitar el trabajo en grupo.

Biografia de Rogers:

1902: nace Carl R. Rogers en EE.UU. crece en un entorno de clase media dentro de una familia profundamente religiosa.

1919: inicia sus estudios de agronomía, pero tras unos años decide abandonarlos y matricularse en estudios teológicos.

1924: se casa con Hellen Elliot.

Posteriormente descubrió que la concepción religiosa limitaba su libertad de pensamiento e inició estudios de psicología clínica.

1928: empieza a trabajar como psicólogo en un centro para la protección de la infancia.

1940: contratado como profesor titular en la Universidad de Ohio.

Inicio de la llamada terapia no-directiva a partir de una conferencia suya sobre ciertos conceptos de la psicoterapia. Su idea de una terapia no-directiva la plasma en un libro en el que sustituye el término paciente por cliente (como forma de enfatizar la voluntariedad de la terapia), recomienda un clima de terapia de seguridad psicológica y sobre todo otorga el principal protagonismo del proceso terapéutico al cliente.

1945: traslada sus investigaciones a Chicago, donde realiza sesiones con soldados de la 2º Guerra Mundial. Es un periodo muy fructífero, donde investiga y publica obras de psicoterapia, aplica sus estudios a las relaciones interpersonales, establece las condiciones facilitadoras que impulsan el desarrollo de la personalidad y establece los principios básicos que configuraran el Enfoque Centrado en la Persona.

1957: Desde la Universidad de Wisconsin combina la docencia y una investigación sobre terapia con personas con esquizofrenia. En esta época  descubrió algunos aprendizajes personales que le impulsaron a mantener una concepción basada en: permitirse ser él mismo sin disfraces psicológicos, creer que las relaciones son cambiantes (vs estáticas), aceptar a los demás sin prejuicios ni evaluaciones.

1964: se traslada a California donde organiza un centro de formación , investigación y práctica psicológica desde el que realiza grupos de encuentro, orientación familiar, resolución de conflictos intergrupales, etc.; además difundió este enfoque por todo el mundo.

1987: Muere a la edad de ochenta y cinco años.

Enfoque Centrado en la Persona (ECP):

Postulado: Las personas tienden a su supervivencia, crecimiento, equilibrio y autorrealización tanto en el aspecto psicológico como en el biológico (el organismo se autodirige y autorregula en sentido positivo). Esta actualización ocurre no sólo en humanos, sino que se configura en el universo a todos los niveles.

La idea de reorganización global ante el desequilibrio no sólo es mantenida por el enfoque de Rogers, también la contemplan otros autores de la psicología humanista:

Perls: figura de la gestalt. Defiende que cada ser vivo tiene una meta: actualizarse en lo que es. Cree que existen ciertos condicionamientos externos, como padres, profesores, etc, que limitan la tendencia natural de actualización de la persona.

Maslow: describió la tendencia humana hacia la autorrealización.

Ps. Sistémica: persona, ambiente e interacciones se engloban en un sistema con propensión a la autoorganización.

Condiciones actitudinales que debe mostrar el terapeuta del ECP para crear un clima psicológico que facilite la actualización (autorrealización como persona que es) de su cliente:

1.Autenticidad, sinceridad y congruencia (sin disfraces psicológicos).

2.Aceptación, aprecio y consideración positiva incondicionales (para que la persona se sienta libre de expresarse)

3.Comprensión empática (para que la persona se sienta escuchada empáticamente).

Estas actitudes pueden ser empleadas en toda relación de ayuda; cuantiosas investigaciones han mostrado su potencial para promover el cambio y desarrollo tanto personal como social.

En la actualidad se continúa investigando, aplicando y difundiendo el ECP.

Conclusión: El ECP confía en la propensión inherente hacia el cumplimiento de lo positivo que tiene cada organismo.  En concreto, la persona tiene la tendencia constructiva de actualizarse a través de unas condiciones actitudinales que pueden aplicarse a cualquier relación significativa o de ayuda.

Síguenos en Facebook: LA ALQUIMIA DEL SER


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: